Desde adentro: así fue el Rally Dakar de un piloto amateur

Feb 4, 2022

El rider español Eduardo Iglesias participó por tercera vez del Rally Dakar en esta edición 2022 en Arabia Saudita. En esta nota, nos metemos de lleno en su campaña, etapa por etapa, en la carrera más dificil del mundo.

Ya en Jeddah, Edu se dirige al shakedown con la buena noticia de su PCR negativa, “nunca un negativo fue tan positivo” como bien nos dice. Se trata de realizar una primera toma de contacto para dejarlo todo listo y asegurarse de que la moto y los aparatos de navegación funcionen correctamente “porque se echa un mes en el barco y siempre puede fallar alguna cosilla”. En cuanto se baja de la moto nos confirma sus buenas sensaciones: “Estoy muy contento con el Shakedown, me ha ido muy bien… a ver qué pasa en el prólogo”,  al que parece tener su debido respeto, cuando afirma que “es un día peligroso, de madrugar mucho para hacer pocos km de especial y muchos de enlace, así que: mucho que perder y poco que ganar, pero hay que pasarlo para que empiece el Dakar.”

120 km de enlace + 10 de shakedown + 200 km de enlace.

Prólogo -Etapa 1A-: Amanecemos al pie del prólogo. Edu no ha tenido más que prepararse para tomar el manillar de su moto y afrontar este necesario trámite, que aun siendo de pocos km, siempre puede guardar alguna sorpresa. “Ha sido intenso y con un poco de todo… bastantes dunas y algunas cortadas”, nos cuenta mientras se muestra algo contrariado por haber salido entre pilotos con mayor ritmo debido a la numeración baja de su dorsal: “había gente muy rápida que me adelantaba y tenía que ir mucho tiempo en el polvo. Si hubiera salido con un dorsal un poco más alto seguramente hubiera ido más en mi espacio”. Nos pone al tanto de una singularidad que hace más determinante el crono de este prólogo de lo que ha sido en otras ediciones: “los tiempos se multiplican por cinco y aunque muchos pilotos estábamos en el mismo minuto, al final esa diferencia de tiempo se multiplica también por cinco”. Superada la formalidad restaban por hacer, nada más y nada menos, que 600 km de enlace hasta Hail para subirse al pódium de salida del Dakar “es decir, que el Dakar no ha comenzado y ya nos hemos hecho, entre el Shakedown y el prólogo, casi 1000 km”.

19 km de prólogo + 600 km de enlace. Posición de salida para la etapa 1B: 116.

Etapa 1B: Ayer estuvo diluviando toda la noche, así que nuestro piloto sabía que con estas lluvias “la arena se pone muy espesa  y la verdad que a mí no me gusta nada” nos decía con resignación. Ya en el vivac, acabada la especial, nos lo encontramos bastante abatido. Nos había enviado un audio desde el repostaje para contarnos de una fuerte caída, sin consecuencias importantes, pero la realidad es que lo veíamos muy dolorido. Por suerte, sin mayores consecuencias gracias al airbag “que funcionó de maravilla y me soportó muy bien el impacto. Pillé una especie de bache de arena y me catapultó de lado. Estuve un rato aturdido en el suelo. Levanté la moto y seguí hasta el repostaje donde me encontré bastante torpe. De hecho, por medio, tuvimos una trialerita que me costó… cuando otros años siempre hacía muy bien este tipo de pasos”. “El final de etapa, después de habernos perdido prácticamente todos los pilotos sobre el km 280, se me hizo más difícil. Enfrié y fue complicado volver a coger el ritmo. El hombro me dolía más y los últimos km hasta el 322 se hicieron muy largos”. Después de la ducha y la cena, como no podía ser de otro modo, nos encontrábamos con un Edu más tranquilo y con mejor ánimo. “Mañana espero estar mejor para salvar estos días y recuperarme del golpe,” nos decía con la certeza del que sabe que esto no ha hecho más que empezar.

181 km de enlace + 333 km especial. Posición etapa/general: 118.

Etapa 2: Nuestras preocupaciones después de la caída de ayer, se diluyen por completo. El descanso merecido y los analgésicos han disminuido notablemente sus dolores. Poco antes de la salida de la especial lo vemos haciendo un vídeo para subir a redes, confirmándonos su buen estado físico y anímico. En el vivac y compartiendo mesa en el comedor del campamento, nos cuenta que: “Hoy me ha ido bastante bien, de hecho no tenía pensado tomar el antiinflamatorio en el repostaje pero finalmente lo tomé y fue un acierto, porque justo al poco de arrancar me empezó a doler más el hombro. Ha sido una etapa súper divertida… y sobre todo la primera parte ha sido rapidísima.” “La gente corre una barbaridad. Hasta el repostaje la etapa ha sido de arena bastante dura por las lluvias, pero me ha ido muy bien y rodando en mi posición, por decirlo de alguna manera.” “Hoy era todo arena. De los 130 km de la segunda parte de la especial, 100 han sido de dunas. ¡Una pasada!”. Así que lo hemos visto cómodo y contento después del mal día de ayer.

183 km de enlace + 338 km de especial + 270 km de enlace. Posición etapa/general: 95/104.

Etapa 3: Esta debería ser la segunda parte de la etapa maratón, que ya la habían suspendido como tal por motivo de las intensas lluvias. Además hoy la etapa también sufría un severo recorte por los mismos motivos, comenzando el crono en el km 110 de la especial. “A primera hora de la mañana las dunas estaban mojadas, pero no pillamos nada de barro. Fue un poco el mismo tipo de etapa que el de ayer. Mesetas, zonas bastante rápidas de arena y combinadas con cordones de dunas a cada poco. La navegación tampoco tenía ningún problema a excepción de un waypoint con un rumbo bastante largo entre las dunas. Un control E que se le dice, que tiene un radio de apertura más corto, y perdí un poco de tiempo intentando validarlo mientras me pasaban tres o cuatro pilotos.” “Estoy muy sorprendido. Este año todo el mundo está corriendo mucho. Hoy me hice toda la etapa muy a fondo. Quizá más de lo que debiera y es muy difícil pillar a gente, y a la que te despistas te pasan dos o tres motos como mínimo.” “Mañana va a ser una etapa dura, así que toca dosificar para seguir de menos a más y no gastar demasiadas energías. Quedan muchos días de carrera y los físicos lo empezarán a notar”, nos cuenta Edu del tirón y ya con rompa de paddock, mientras su mecánico trabaja para dejar la moto como el primer día.

214 km de enlace + 255 km de especial + 166 km de enlace. Posición etapa/general: 104/104.

Etapa 4: Edu arrancaba esta cuarta etapa con la preocupación de llevar en mal estado uno de los elementos más importantes en materia de seguridad. El Sentinel. Ni más ni menos que el encargado de advertir de tu presencia, por ejemplo, al otro lado de una duna en caso de caída ante la aproximación de un vehículo más pesado. Poca broma. A la llegada al campamento nos informaba de que había conseguido hacerlo funcionar en el repostaje, y en líneas generales, de que la etapa le había ido muy bien, a pesar de que “empezábamos con una zona de pistas muy rápidas donde hubo bastantes accidentes. Alguno de tener que evacuar al piloto en helicóptero.” Y nos hacía recuerdo del briefing en el que se había advertido de “peligros tipo 3” en zonas de ríos que pudieran llevar bastante agua: “sí, tuvimos que hacer un vadeo, que supuestamente llevaría agua y podría estar complicado, pero la verdad que no llevaba casi nada, así que bien.” “Después hacíamos otro sector de dunas relativamente fáciles, con algunas cortadas, y bastante compactas por las lluvias.” Y en el último sector de la especial “tuvimos una zona muy pedregosa parecida a las piedras de la segunda etapa del año pasado, en la que sufrí muchísimo.” Nos interesamos por su estado físico y nos tranquiliza saber que “Hoy me encontré bastante bien, ya rodé con un grupo de un poco más adelante y las molestias que arrastraba, a base de los antiinflamatorios, se han ido pasando y ya me dejan ir un poco más a mi ritmo”.  Y se vuelve a mostrar sorprendido de lo fuertes que van todos los pilotos este año: “Estoy viendo mucho más nivel que en mis anteriores participaciones. Me sigue sorprendiendo muchísimo lo que está corriendo todo el mundo. Ya no digo los top, sino hasta los de atrás están apretando muchísimo.” Lo dejamos asearse mientras nos acercamos a recoger su comida para que pueda seguir preparando la etapa de mañana. Hoy lo hemos visto mucho más animado y después de dejarlo todo listo para el día siguiente, se acercaba a saludar a sus compañeros de la pasada edición. Con Pedrero, Pelut y Willy Foxx, entre otros, la fiesta estaba asegurada.

100 km de enlace + 465 km de especial + 144 km de enlace. Posición etapa/general: 89/98.

Etapa 5: Nos levantamos como cada mañana para desearle buena carrera a Edu. Hoy lo vemos muy fuerte y estamos seguros de que el golpe físico y moral de la primera etapa, ha quedado atrás. No hay más que escucharlo a su regreso: “hoy me he vuelto a encontrar muy bien encima de la moto. La verdad que la primera parte hasta el repostaje del km 168 me fue muy bien, adelantando a bastante gente entre sectores muy rápidos, zonas de piedra y hasta una trialerita bastante divertida.” A media etapa habíamos recibido un mensaje de Edu que nos alertaba: “la he liado justo después del refueling” y a su llegada nos contaba: “había como una tormenta de arena en unos ríos secos. No se veía nada y nos perdimos un grupo de pilotos. Estaba penalizando mucho tiempo… me puso un poco nervioso y me cabreé bastante. Ya sabes, los típicos altibajos de la carrera, donde puedes estar muy bien y al momento venirte abajo. Finalmente me enganché a un grupo de tres italianos que son rápidos y navegan bien, con idea de recuperar un poco todo ese tiempo perdido.” Lo que no sabía Edu es que la carrera ya había sido neutralizada. “En el desierto y con la poca visibilidad que teníamos, a veces te parece ver cosas que no son, como una persona en medio de la nada, pero en este caso me parecía estar viendo un grupo de motos y pilotos, que estaba alucinando”, nos decía con una sonrisa en la cara. Habían suspendido la etapa a unos 70 km de finalizar la especial. Con la tormenta de arena los helicópteros no podían volar y no era posible garantizar la seguridad de los pilotos, por lo que la organización decidía ponerle fin al crono de esta jornada. Finalmente validaban la etapa hasta el repostaje, así que Edu se veía beneficiado en la clasificación.

88 km de enlace + 270 km de especial + 204 km de enlace. Posición etapa/general: 67/92.

Etapa 6: “Hoy tendremos un terreno muy machacado” nos adelantaba Edu, “porque nos toca hacer la especial que hicieron ayer los coches y camiones”. Finalmente se confirmaba el mal estado del terreno con la neutralización de la especial en el km 101, por ese preciso motivo. “Así fue. Empezamos la etapa con muchas piedras ocultas y un par de trialeras bastante durillas. Ya nos habían advertido que estaría complicado y de hecho, en el km 2 el piloto de Yamaha Ross Branch tuvo un accidente bastante fuerte, y es que los peligros del roadbook no concordaban. Había muchos más peligros que los que aparecían en las notas.” A pesar de estar haciendo una buena etapa, Edu no ve con malos ojos la neutralización: “Yo salía en buena posición y el terreno se me estaba dando bastante bien, pero sí es verdad que llegando al refueling empecé a notar una molestia grande en la zona donde me golpeé en la caída del primer y día, así que al final también me ha venido bien que se parara la carrera, porque la etapa iba a ser durilla”.  Nos ponía al tanto de su estado físico: “Vengo de que me atienda el fisio y me ha dicho que tenía una costilla desplazada” al mismo tiempo que se mostraba esperanzado con la buena tendencia de las últimas etapas: “espero seguir con esta dinámica de menos a más y estoy seguro que el descanso y el tratamiento que me han dado, me ayudarán para afrontar la segunda semana.” De lo que no nos cabe duda alguna y es que vemos a un Edu con más ganas de rally que nunca.

88 km de enlace + 101 km de especial + 200 km de enlace. Posición etapa/general: 73/89.

Eduardo Iglesias termina una primera semana en la que se ha visto condicionado física y psicológicamente por la fuerte caída de la primera etapa. Superándose día a día y con mejores sensaciones sobre la moto, Edu se muestra fuerte y confiado para afrontar la recta final de esta edición 2022, con la mirada puesta en Jeddah.

Etapa 7: Después del día de descanso,  en el que Edu aprovechó para reponer fuerzas y recibir otra sesión de fisioterapia, hoy lo hemos visto muy satisfecho con la primera parte de la especial: “Fue muy divertida, con unos 10 km de piedras para empezar y luego todo eran pistas y ríos de arena, dunas, cordones dunares y mesetas. En general la etapa ha sido bastante variada hasta el repostaje del km 187 y con el mismo ritmo de estos días”. En cambio no parecía estar tan a gusto con el resultado de la segunda parte, después del repostaje, principalmente por dificultades en la navegación y riesgos que ha tenido que asumir: “Primero con un waypoint control E un poco lioso en el que nos reagrupamos muchos pilotos y de repente nos vimos rodando diez o doce con algún quad y un polvo tremendo. Me la he jugado mucho para adelantar a los quads en zonas donde la velocidad punta de ellos es inferior, pero claro, siempre saliéndome un poco de la pista, con el peligro que conlleva no ver por dónde vas. Fue un rato de tensión. Después, cuando ya se había vuelto a reorganizar la carrera llegamos a otro punto conflictivo donde nos volvimos a reagrupar un montonazo de pilotos, y con menos dunas y más pistas rápidas de gravilla, estuvimos rodando muchísimo tiempo en el polvo.” Acabando con un balance positivo: “En general estoy contento. Tuve que bajar un poco el ritmo los últimos 50 km porque ha sido muy alto durante toda la etapa. No me quería fundir y creo que la decisión ha sido acertada.” Vemos a Edu con muy buen ritmo estos últimos días y sabemos que tiene claro cuál es su objetivo. Acabar el Dakar. Pero también sabemos que su carácter competitivo le pide escalar posiciones y lo está haciendo, aunque nos consta que no tantas como él quisiera.

200 km de enlace + 402 km de especial + 99 km de enlace. Posición etapa/general: 79/87.

Etapa 8:  “Ha sido durilla, la verdad. Con un enlace larguísimo después de la especial que además tenía 70 km de pista.” nos contaba a su llegada, visiblemente cansado y mientras comía bajo una de las carpas de la propia asistencia. Sabíamos que hoy tocaban dunas de niveles 2 y 3, y las sensaciones vividas por Edu, no pueden ser más descriptivas: “Hasta los último 30 km antes del repostaje fui a muy buen ritmo por las dunas con un grupo de gente bastante rápida. Hasta que en una de las altas, me entró punto muerto y tuve que volver a bajarla para intentarlo de nuevo, y en otra, una pequeña caída… lo que me fue retrasando un poco, pero bien, porque hubo dunas complicadísimas. Incluso he tenido una sensación curiosa, de montaña rusa, de tanto subir y bajar dunas, de no llegarme a marear, pero sí de sentir el inicio de esa sensación.” Afirmando que “de los Dakares que he corrido, quizá estas han sido las dunas más complicadas, en cuanto a su altura.” Pero aún le quedaba la segunda parte de la especial, después del repostaje, en la que “tocó mucha pista, cañones, pistas rápidas de arena y de gravilla y además mucho… mucho polvo. Nos pillaron bastantes coches y cuando empiezan los adelantamientos, se hace muy complicado con la nube de polvo que se forma. Estoy apretando al máximo y seguimos corriendo muchísimo, pero hoy también he bajado el ritmo en los últimos 40 km para no fundirme.” Hemos visto a Edu muy contento después de haber disfrutado muchísimo de la etapa, que aun siendo complicada, la ha salvado con nota: “Estoy muy contento con la posición y creo que he subido algún puesto en la clasificación general”, y así era, pero dejando la clasificación a un lado, reflexionábamos sobre la buena evolución de Edu como piloto. Hoy, en una de las especiales más complicadas de esta edición, tal solo se dejaba una hora y veinte minutos en relación a Sunderland, vencedor de la etapa.

160 km de enlace + 395 km de especial + 260 km de enlace. Posición etapa/general: 78/86.

Etapa 9: Cuando llegó, lo primero que nos dijo fue:  “me he saltado un waypoint, voy a tener una penalización” y nos contaba lo sucedido: “la primera parte tenía zonas de piedra y con pasos machacones entre mesetas. Dunas cortadas y picadas de arena bastante blanda, pero menos que ayer. Me encontré bastante bien hasta el repostaje y en la segundas parte rodando con Sara, Javi y algún piloto más, nos saltamos un waypoint y decidimos no dar media vuelta para buscarlo. No teníamos muy claro dónde estaba. Sabíamos que la penalización sería de 15 minutos, pero también sabíamos que venían muchos pilotos e igualmente perderíamos posiciones. Me ha dado rabia porque el ritmo estaba siendo bueno.”  En cuanto le informamos del accidente que había sufrido Isaac Feliú*, del TwinTrail Racing Team, su reacción fue automática “yo mañana paso de correr, paso de dar gas”, y se mostraba muy consciente del peligro que están asumiendo todos los pilotos: “este año estamos corriendo muchísimo y una piedra mal puesta te puede mandar al hospital.” Veíamos a un Edu realmente apesadumbrado mientras intentábamos comer bajo las carpas de la asistencia. Edu había pasado al lado de Isaac, que ya estaba siendo atendido por otro piloto, y no se percató de quién era: “la verdad, que ninguno nos dimos cuenta de que había sido él”. Sabemos que a estas alturas del Dakar poco puede variar la clasificación y Edu se muestra con la cabeza fría “hay que llegar a meta”.

204 km de enlace + 287 km de especial. Posición etapa/general: 78/82.

Etapa 10:  Como de costumbre, nos acercamos a la entrada del vivac a recibir a Edu. Hacía muchísimo calor. “Ha sido una etapa de las duras. Con madrugón para salir a las 5 de la mañana, mucho enlace y una especial larga. Por la mañana con frio pero de mitad <de etapa para adelante se notó la subida de temperatura.” La organización había avisado de un comienzo de especial de rectas infinitas y mucho gas: “Los primeros doscientos veinte y pico km hasta el repostaje han sido súper rápidos. De muchas mesetas con velocidades puntas por encima de los 150 km/h.” “Estoy viendo este Dakar muy peligroso” y no podía evitar la comparación “El año pasado era más técnico y se me daba mejor, con zonas más lentas de piedras y menos velocidad.” Y proseguía buscando el lado positivo: “aun así, la primera parte de hoy ha sido muy divertida, con dunas bajitas, con su dificultad.” sin dejar de apuntar los momentos más tensos de la etapa: “La segunda parte de la especial fue distinta, con cruces de pistas muy polvorientas y una zona complicada donde nos alcanzaron los coches. Era una pista de montaña algo revirada y con dificultad para apartarse a la llegada de los coches y con el polvo, resultaba muy peligroso.  Bajé ritmo y estuve rondando con Carles Falcón, el compañero de Isaac, que después de lo que pasó ayer, nos lo estábamos tomando con más calma. La navegación de esta segunda parte no es que fuera muy complicada, pero había que estar atento y con Carles, nos ha ido muy bien.” Después nos acercábamos a tomar algo con Juan Pablo Guillén, el piloto Mexicano, con el que volvía a coincidir en relación a la altísimas velocidad de la presente edición.

384 km de enlace + 375 km de especial. Posición etapa/general: 71/79.

Etapa 11: Esta noche los nervios no dejaban dormir Edu, consciente de que se tendría que enfrentar a la etapa reina de este Dakar. La dureza de la que les habían avisado, no tardaría en llegar: “Los primeros 40 km fueron de pista rápida con bastante polvo y luego empezaban las dunas. No tan altas como las del otro día pero con la arena mucho más blanda. En una de ellas me quedé justo en la cresta, donde es complicado conseguir pasar la moto al otro lado y al final encallé. Clavé demasiado la moto y me costó mucho sacarla.” nos contaba mientras aumentaba el dramatismo: “cuando la conseguí mover me cayó encima de la pierna. En la misma cresta. Fue un rato bastante angustiante. Ahí nadie te va a ayudar. Todo el mundo quiere pasar la cresta y nadie se puede parar. ¡Pensé que la cagaba!. Así que me tranquilicé; me centré… y todo fue bien.” Superado ese momento tan delicado, la etapa parecía tranquilizarse con “una serie de dunas de nivel 3 ¡que ni tan mal!” antes de la tormenta: “En el roadbook no parecía que tuvieran nada, poro eran una trampa. Una serie de dunas blandas en las que te quedabas clavado hasta los ejes y costaba muchísimo quitar la moto. Ahí me quedé dos o tres veces, de esto que tienes que sufrir un buen rato para conseguir mover la moto” y transmitiendo más dureza con sus gestos que con sus palabras, afirmaba que “es la primera etapa de este Dakar en la que he tenido esa sensación de sufrir. De pasarlo mal. He tenido momentos de tensión, como en la caída de la primera etapa, pero de sufrir así, no los había tenido.” Terminaba recordando los buenos momentos de la segunda parte de la especial “donde tuvimos zonas con dunas más fáciles y muchos ríos de arena muy divertidos”  y reflexionaba, no del todo satisfecho, a cerca de su clasificación: “Hoy ha sido un día de Dakar de verdad. De sufrir. En un momento de la especial decidí tomármelo con más calma. Pensé en hacer la carrera para superar el día y no liarla por querer adelantar más posiciones. Así que fui sacándola poco a poco y resulto bien, pero tenía que haberme clasificado mejo.”

155 km de enlace + 346 km de especial. Posición etapa/general: 80/78.

Etapa 12: Último día del Dakar. Posiblemente el día más largo con la especial más corta, en la que había poco que ganar pero todo un rally que perder. Veíamos a Edu muy tenso, bajo muchísima presión y consciente  de que hasta cruzar la meta, no se podía dar nada por hecho: “Salí muy nervioso porque es un día en el que puedes tirar con todo el trabajo de once etapas.” Y no tardaba mucho en comprobar que para algún compañero, ese temor parecía estar haciéndose realidad: “los primeros 30 km fueron de mucha piedra y ya vi a un piloto con problemas, que lo debió pasar muy mal porque consiguió acabar la etapa a tres horas del primero.”  “Después ya era un poco más divertida con ríos de arena; pero también más fluida y más rápida” precisaba. Acabada la especial, Edu se ponía en contacto con nosotros para compartir su felicidad y enviarnos algún vídeo de la exultante celebración: “Cruzar la línea de meta de la última etapa siempre es un alivio, así que lo estuvimos celebrando entre algunos de los compañeros españoles”. Nos volvíamos a ver con Edu a su llegada a Jeddah: “este ha sido el peor enlace del Dakar” nos decía “por una carretera malísima con mucho tráfico, en obras y con muchísimo viento”, así que lo notábamos con esa tensión acumulada, de la que se iba deshaciendo poco a poco y a medida que tomaba conciencia de lo que había logrado, sin dejar atrás esa autocrítica que Edu viene arrastrando desde la caída de la primera etapa: “Este año no sé ve reflejado el trabajo en la clasificación, porque empeoré con respecto al año pasado. Estoy muy contento porque mi ritmo de carrera ha sido más alto y con mejores tiempos en relación a la cabeza de carrera, pero me hubiera gustado mejorar en la clasificación final”. Llegaba el momento de subir al podio y todo el equipo escoltábamos a Edu sobre su moto para recibir la preciada medalla, en una celebración que por fin liberaba toda la tensión acumulada durante tantísimos días. “El podio de llegada fue un momento especial, como siempre, con el equipo, con mi hermana. Estoy muy contento y satisfecho de llevarme este Dakar y ya son tres, que ahora mismo no soy capaz de valorar, pero sé que es algo importante de lo que me siento muy orgulloso.”  

240 km de enlace + 164 km de especial + 260 km de enlace. Posición etapa/general: 81/78.

Eduardo Iglesias logra el Dakar 2022 llevándose a casa su tercera medalla de finisher. Ve cumplido su objetivo tras una segunda semana de rally marcada por el accidente de Isaac Feliú, que le hacía más consciente, si cabe, del altísimo riesgo que asumen todos los pilotos en esta carrera. El Dakar no solo son miles de km de especial a fondo en los que cualquier cosa puede suceder. También son miles de km de enlaces soportando cambios extremos de temperatura y bajo un cansancio acumulado que obliga a cada piloto a sacar la mejor versión de uno mismo. En la carrera que Thierry Sabine imaginó, la medalla de finisher para un piloto amateur, sabe a victoria.

Fuente: Anca, Sonia Iglesias, Pablo Pillado / Fotos: Team Monforte Rally.

 

Si te gusta el contenido de Somos Dakar, apoyanos con un cafecito para poder seguir online

En Argentina:

Invitame un café en cafecito.app

Resto del mundo:

Siguenos en Instagram

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: No hay cuenta conectada.

Por favor, ve a la página de ajustes de Instagram Feed para conectar una cuenta.

SUSCRIBETE

Subscribe

* indicates required

Por favor seleccione los permisos que desea dar:

Puede darse de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras políticas de privacidad, visite nuestro sitio web, somosdakar.com

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.