Los Puga enfrentaron un accidente, pero siguen en carrera tras una angustiante etapa 3

Ene 5, 2022

Juan José Puga sufrió una caída mientras realizaba la especial del día y debió ser evacuado por la organización, ya que no pudo reparar su moto. Juan Carlos, pudo continuar junto al colombiano Nicolás Robledo y llegó al final de la etapa 3. “Tras el accidente, fue un momento muy emotivo: nos abrazamos y nos tranquilizamos el uno al otro”.

El Rally Dakar es sin dudas la carrera más difícil del mundo. Y para la categoría motos, esta dificultad crece, debido a que siempre existe el peligro latente a sufrir algún accidente que ocasione el fin de la carrera.

Esta vez, les tocó a Juan José Puga Torres y su padre, Juan Carlos Puga Dávila, ver de cerca cómo los sueños se estuvieron a punto de romper. Sin embargo, la carrera para ellos seguirá.

La tercera etapa del Rally Dakar 2022 se disputó este martes en Arabia Saudita, con un recorrido alrededor de Al-Qaisumah de 255 kilómetros de especial, 130 menos que lo estipulado debido a las lluvias que azotaron el norte del país en los últimos días.

“Hoy empezamos la etapa 3 y realmente nos fuimos acoplando bastante bien con Juanjo. Estábamos contentos, estábamos andando bastante bien, con dunas, yo iba entrando en ritmo y Juanjo incluso me iba explicando cómo agarrarlas mejor. Nos tomamos con calma, parando y hablando. Todo muy bonito. Hasta que por una falla de la mecánica de la moto se salió la llanta delantera” explicó Juan Carlos Puga.

Sin dudas fue un momento tenso, pero que tuvo su cuota de suerte: “Gracias a Dios fue en una curva larga, que íbamos arrancando. Cuando la moto iba a unos 70 u 80 km/h, se salió la llanta delantera de Juanjo. Él logró frenar un poco, pero se desarmó la moto adelante y salió volando”.

“Fue el susto más grande que he pasado yo en mi vida” asegura Juan Puga padre. “Ver una caída de esas en primera persona es muy doloroso, es como ver una película en cuarta dimensión. Como dije, gracias a Dios no pasó a mayores porque Juanjo solo se dislocó el hombro. Era imposible arreglar la moto porque se perdió la tuerca y se perdió el buje, y no pudimos repararla”.

“Nos tocó lastimosamente llamar al helicóptero y vimos cómo se nos terminaba la aventura. Teniamos un miedo adicional explicó acerca del sueño de terminar el Dakar juntos”, comentó.

“Él estaba más preocupado que yo por dejarme solo. Fue un momento muy emotivo y nos abrazamos y nos tranquilizamos el uno al otro. Yo le dije que no iba a tener problema, que iba a poder seguir solo. Llegó un cuatri y con él seguimos juntos. Fue justamente Nicolás Robledo, un amigo colombiano, de esos amigos que se hacen en la vida. Y Juanjo se fue en el helicóptero, dejando la moto ahí. Por unos 20 minutos mi cabeza siguió pensando en qué íbamos a hacer: si yo iba a seguir o no”, aseguró conmovido.

Finalmente, las buenas noticias fueron llegando: “Gracias a Dios cuando llegué al campamento me enteré que la organización le daba a Juan José una segunda oportunidad en vistas de que no era un problema generado por nosotros, sino de la asistencia”.

Luego, explicó la decisión de ASO: “La organización ha permitido que el piloto vuelva a partir, no reenganchado en Dakar Experience, sino en carrera. Tiene una penalización grande, pero vuelve a partir. Así que vamos a seguir los dos”. (Nota: finalmente Juan José no salió a la etapa 4, sino que volverá en la etapa 5).

Por lo pronto, mañana será un día muy largo. Se trata del tramo cronometrado más extenso de la carrera, con 456 kilómetros de especial. Sortearlos, será sin duda muy complicado, pero será una gran victoria luego de lo que ocurrió este martes.

Testimonio:

Juan Carlos Puga

“Hoy empezamos la etapa 3 y realmente nos fuimos acoplando bastante bien con Juanjo. Estábamos contentos, estábamos andando bastante bien, con dunas, yo iba entrando en ritmo y Juanjo incluso me iba explicando cómo agarrarlas mejor. Nos tomamos con calma, parando y hablando. Todo muy bonito. Hasta que por una falla de la mecánica de la moto se salió la llanta delantera.

Gracias a Dios fue en una curva larga, que íbamos arrancando. Cuando la moto iba a unos 70 u 80 km/h, se salió la llanta delantera de Juanjo. Él logró frenar un poco, pero se desarmó la moto adelante y salió volando.

Fue el susto más grande que he pasado yo en mi vida. Ver una caída de esas en primera persona es muy doloroso, es como ver una película en cuarta dimensión. Como dije, gracias a Dios no pasó a mayores porque Juanjo se dislocó el hombro. En ese rato no podía arreglarse, no sabíamos que pasaba. Era imposible arreglar la moto porque se perdió la tuerca y se perdió el buje, y no pudimos arreglar. La moto también tenía roto unos radios de las llantas.

Nos tocó lastimosamente llamar al helicóptero y vimos cómo se nos terminaba la aventura. Teníamos un miedo adicional, y es que Juanjo me dejaba solo en el desierto. Él estaba más preocupado que yo por dejarme solo. Fue un momento muy emotivo y nos abrazamos y nos tranquilizamos el uno al otro. Yo le dije que no iba a tener problema, que iba a poder seguir solo. Llegó un cuatri y con él seguimos juntos. Fue justamente Nicolás Robledo, un amigo colombiano, de esos amigos que se hacen en la vida. Y Juanjo se fue en el helicóptero, dejando la moto ahí.
Por unos 20 minutos mi cabeza siguió pensando en qué íbamos a hacer: si yo iba a seguir o no.

Gracias a Dios cuando llegué me enteré que la organización le daba a Juan José una segunda oportunidad en vistas de que no era un problema generado por nosotros, sino de la asistencia.
La organización ha permitido que el piloto vuelva a partir, no reenganchado en Dakar Experience, sino en carrera. Tiene una penalización grande, pero vuelve a partir. Así que vamos a seguir los dos”.

Texto: Luciano Schiffer

Testimonios: Somos Dakar

Fotos: Prensa Puga

Si te gusta el contenido de Somos Dakar, apoyanos con un cafecito para poder seguir online

En Argentina:

Invitame un café en cafecito.app

Resto del mundo:

SUSCRIBETE

    Suscríbete a Somos Dakar

    Finalidad: Suscribirse a Somos Dakar
    Tratamiento: No se comunicarán datos a terceros


    He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.