© A.S.O

Conoce la historia de los Marreau, dos hermanos franceses que viven en los recuerdos del rally, tanto por participar de las primeras ediciones, como por animarse a conducir autos que, en principio, no estaban destinados a correr una prueba de semejante dificultad

Un apellido suena muy fuerte, aún en estas épocas, donde el espíritu aventurero del Dakar continúa viviendo al igual que en 1979. Se trata de los hermanos Marreau, Claude y Bernard, que formaron parte del primer Rally Dakar.

Quedaron en la historia por manejar uno de los coches más raros que se hayan atrevido a recorrer los miles de kilómetros del desierto africano: un precioso Renault 4. No les fue nada mal en esa primera edición de la carrera creada por Therry sabine: lograron el segundo lugar en coches y el quinto puesto en la general de todas las categorías.

El año siguiente, 1980, con la experiencia lograda en el 79, los hermanos finalizarían la travesía con un tercer puesto en la clasificación general. Así, el Renault 4, quedó como uno de los primeros modelos exitosos de la carrera, aunque tal vez sea la pasión de los Marreau lo que le diera el plus extra al equipo francés.

Un auto que fue preparado en su propio garaje de Nanterre, en los suburbios de París. Allí, el coche pasó de un vehículo pequeño con motor de 4 litros, a un verdadero 4×4 para competir en los albores de esta competencia.

No sería el único modelo que los Marreau utilizaron en Dakar. Poco después, su pasión por los fierros los llevaron a modernizarse y a invertir más dinero para lograr la hazaña. Así, en 1982, estos primeros Locos Dakarianos alcanzarían la gloria tras conquistar el primer lugar de la Odisea con un Renault 20.

Video: © A.S.O

Texto: Luciano Schiffer. Puclicado originalmente el 8 de noviembre de 2017