DAF Turbo Twin, los camiones más poderosos de la historia dakariana

Abr 3, 2020

En esta edición de Dakar Vintage, traemos la historia de uno de los camiones más extraordinarios jamás construidos. Se trata del DAF Turbo Twin de Jan De Rooy, padre del actual piloto Gerard De Rooy. No te pierdas la increíble galería.

Una de las categorías más atrapantes del Rally Dakar siempre fue la de camiones. Hay muchos que se acercaron al offroad gracias a las imponentes bestias que llegaron a Sudamérica en 2009 y fueron recibidas con asombro por el público de estos países.

Pero la historia de estas máquinas se remonta al antiguo Dakar, aquél que se corría en el mítico África y que tienen como legado un camino de mejoras tecnológicas que son aplicadas al día de hoy.

El sueño de Jan De Rooy, un exitoso transportista holandés, era demostrar que sus camiones podrían pelearle de igual a igual a los prototipos que corrían el Rally París Dakar. Así que, en 1982, decidió inscribirse a la carrera más dura del mundo. Pero con sus dos DAF de 200 CV de fábrica no pudo siquiera finalizar.

Aun así, lejos de darse por vencido, comenzó a idear las bestias que, en la década de los 80, comenzó a ganarse el respeto de toda la caravana. Una de ellas fue el DAF Tweekoppige Monster, conocido como «monstruo bicéfalo» de 800 CV, que poseía dos motores, uno en cada eje, pero con el que no logró finalizar la carrera.

Su primer gran Dakar llegó de la mano del DAF F3300, un todo terreno compuesto de dos motores: el delantero, de 420 CV y el trasero, de 340 CV, cada uno propulsando el eje opuesto. Esta vez logró concluir el Dakar en 1º lugar, pero fue penalizado por realizar reparaciones no permitidas por la organización y quedó relegado al 2º puesto.

1986, el año de los Turbo Twin:

Para 1986, Jan De Rooy recibe el apoyo de la fábrica DAF y juntos crean el prototipo Turbo Twin DAF FAV 3600, con el que logran alcanzar velocidades de 200 K/h en los desiertos africanos, gracias a dos motores DAF turbo alimentados de 11.600cc, completando 500 CV por motor, es decir, 1.000 CV en total que movilizan un monstruo de 10.5 toneladas.

Todo marchaba bien para el camión, pero a tres etapas del final una rotura del eje delantero no le permitió acabar la prueba, cuando se mantenía entre los 10 vehículos más rápidos de la general.

1987, la consagración

Finalmente, 1987 sería el año de la consagración para Jan De Rooy. El DAF Turbo Twin II consistiría en una evolución del anterior, con una tonelada menos de peso, una cabina más pequeña y ligera y mejoras en los paneles exteriores que le daban mayor aerodinámica.

Fue un triunfo aplastante en la categoría camiones, con una ventaja de más de 14 horas y permitiéndole al holandés finalizar en 11º lugar de la clasificación general.

[arve url=»https://www.youtube.com/watch?v=AWCNnlk8rkU» /]

Para 1988, De Rooy presentaría el DAF Turbo Twin X1, con dos motores, uno por eje, de 600 caballos de fuerza cada uno, totalizando unos increíbles 1200 CV en todo el vehículo. Lograba alcanzar una velocidad de 220 Kilómetros por hora, con una aceleración de 0-100 en 8.5 segundos.

El camión estaba rompiendo todos los márgenes, dominando en su categoría y manteniéndose en el top 5. Pero en la etapa Djabo-Agadez, en el desierto del Tenere, una tragedia acabaría abruptamente esta historia. El segundo camión del equipo, conducido por Theo Van de Rijt, toma una duna cortada a 200 k/h y da 6 vueltas de campana, ocasionando la muerte instantánea de su copiloto Kees Van Loevez, que salió despedido por el parabrisas.

El equipo se retiró para cumplir el duelo, mientras la organización del Dakar prohibió luego de la carrera la categoría de camiones T4, que se encontraba envuelta en críticas debido a los peligros que sus vehículos traían para sí y para el espectáculo.

Jan De Rooy también dejó de participar, pero volvió en 2002 junto a su hijo, Gerard De Rooy, que lograría tomar el legado de su padre y, también en camiones, entraría en la historia laureada del Rally Dakar.

Texto: Luciano Schiffer

Publicado originalmente el 21 de octubre de 2018

SUSCRIBETE

Suscríbete a Somos Dakar

Finalidad: Suscribirse a Somos Dakar
Tratamiento: No se comunicarán datos a terceros


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

Pin It on Pinterest

Comparte esta nota

Comparta esta nota con sus amigos!