Ellos nos dijeron “Si” a participar de nuestra sección “Mi Dakar” y lograron el objetivo propuesto de terminar la 40ª edición de la Odisea. Pipo Blangino, Roberto Naivirt y Nicolás Robledo nos cuentan sus experiencias.

El Rally Dakar es la carrera más difícil del mundo motor. Es por eso que el principal objetivo de muchos de los valientes que se atreven a participar en ella es finalizarla, ya que la dureza y dificultad que presenta durante las dos semanas de competición obliga a la mitad de los deportistas a abandonarla.

Muchos de estos pilotos y equipos se hacen a pulmón y con el sacrificio de los propios protagonistas. A diferencia de las grandes marcas, que llevan toda una flota de vehículos de apoyo, estos corredores se le animan a una competición que puede ser fatal.

Eso por eso que haber terminado el Dakar 2018 es, para nuestros tres pilotos Somos Dakar, una victoria. Es un triunfo ante la dureza del desierto, el cansancio, los casi 10mil kilómetros recorridos y ante los miedos y temores que presenta una carrera de este tipo.

Pipo Blangino y el Rastrojero, una dupla que está para grandes cosas

Lo que parecía una anécdota este año se convirtió en un proyecto deportivo serio. Más allá de toda la mística que envuelve al vehículo, que si es o no es un Rastrojero, la realidad indica que Pipo Blangino encaró en este Dakar 2018 una campaña formidable.

Los 300 caballos de fuerza de su motor Camaro se convirtieron en un elemento clave a la hora de superar las complicadas dunas de la primera semana y de la Súper Fiambalá. Sin una asistencia técnica que se compare con las grandes marcas, logró finalizar en un espectacular 26º puesto, mejorando así con creces su participación en 2017.

Queda ahora por esperar si el Rastrojo se animará a competir en 2019, teniendo en cuenta si el Dakar pasará, o no, por Argentina.

Roberto Naivirt duplica sus medallas dakarianas

El gusto amargo del 2017 se transformó en dulzura pura para el panadero de Del Viso. Roberto Naivirt superó el Dakar más difícil de la historia en nuestro continente y puede estar más que satisfecho.

Hubo etapas de gran angustia para los seguidores de Roberto, que perdíamos el rastro y nos inquietábamos a la noche para buscar alguna noticia. Por suerte, su Toyota Hilux siempre llegaba a destino.

Las experiencias de años anteriores le sirvieron a Naivirt y a su navegante Alejandro Schilling, para poder obtener su segunda medalla de Rally Dakar. Esta vez, con el Liu Gong Team, Del Viso está de fiesta.

Nicolás Robledo, el colombiano que venció al Dakar y nos hizo emocionar

El amigo Nicolás Robledo fue el primer piloto que pasó por el podio de llegada en Córdoba. Lugar reservado para el último quad. Pero los últimos serán los primeros, y vaya que se siente así esta espectacular victoria del colombiano.

Robledo también pasó momentos realmente difíciles en el Dakar 2018. Ya en la primera etapa, sufrió un duro golpe en las costillas luego de que su quad se venga encima. Tras tener problemas en su vehículo y ante la pregunta de su jefe si deaseaba abandonar, las ganas de ganarle al Dakar fueron más y el antioqueño decidió salir al día siguiente.

Valió la pena. Nico logró finalizar el Dakar tras 15 días de un andar constante pero seguro. Llegando a altas horas de la noche en varias etapas, siempre tomó la salida al día siguiente pese al cansancio. Se mantuvo despierto en cada especial ¡y hasta le sobró tiempo para poder asistir numerosas veces a sus colegas!

La experiencia que vivió Robledo no será jamás olvidada, ni por él ni por todos sus amigos que lo “bancaron” cada noche y hasta en las rutas.

 

¡Felicitaciones Pipo, Robert y Nico por este espectacular logro! Conocé sus historias en nuestra sección MI DAKAR

Mi Dakar