© ASO

Continuamos repasando algunas de las historias más recordadas del Rally Dakar. Esta vez, en el Dakar 1983, una tormenta causó momentos de angustia para pilotos, los equipos y la organización.

La carta de presentación del Rally Dakar en su primera edición de Sudamérica, allá por el 2009, fue la de “la carrera más difícil del mundo”. No hay lugar a dudas para esta afirmación, sobre todo luego de repasar los archivos de la prueba cuando se desarrollaba en África.

Por ejemplo en la edición de 1983, cuando una tormenta de arena desorientó y aisló durante varios días a muchos de los pilotos que formaron parte de la travesía, en el desierto del Sahara, más precisamente en el Teneré, Níger.

“La jornada había empezado en condiciones normales para los pilotos y equipos, pero tras varias decenas de kilómetros, la cantidad de arena que levanta el viento es tal que prácticamente la visibilidad es nula y la navegación se torna casi imposible”, explica la organización, recordando aquella semana.

Al término de esa etapa, los vehículos llegarían con varias horas de demora y “a cuenta gotas”. Finalmente, debido a que hubo pilotos reportados perdidos por casi cuatro días, Thierry Sabine decide cancelar etapas hasta poder juntar a la caravana nuevamente.

Vehículos afectados durante la tormenta de arena del Dakar 1986

Vehículos afectados durante la tormenta de arena del Dakar 1983. Foto captura de video © ASO

Lea más historias como esta en nuestra sección especial, Dakar Vintage.

Texto: Luciano Schiffer. Publicado originalmente el 11 de noviembre de 2017.

Video: © ASO.

Fotos: Capturas de video.