La categoría de los pesos pesados llega con un duelo imperdible a tierras guaraníes. Tras la victoria de Iveco el año pasado, donde logró demostrar que estaba a la altura de Kamaz, el gigante ruso deberá ahora poner las cosas en su lugar si quiere confirmar que es el verdadero rey del desierto.

Las cuatro bestias blancas y azules estarán guiadas nuevamente por cuatro pilotos del país euroasiático. Airat Mardeev, Eduard Nikolaev, Dmitry Sotnikov y Anton Shibalov serán los encargados de guiar a las formidables máquinas para intentar destronar a los italianos.

Iveco, por su parte, llega también con una alineación muy buena y que demostró ser sumamente efectiva en la edición 2016. Por supuesto, Gerard De Rooy, dueño del Team De Rooy y experimentado piloto de la categoría, estará al frente con el número 500. Junto a él, el multicampeón argentino de rally, el Coyote Federico Villagra y Ton Van Genugten, el otro holandés del equipo, harán lo posible para ganarles a los rusos.

Luego aparecen los otros equipos de siempre que buscarán volver al primer plano y dar el golpe. Tatra, con el checo Ales Loprais, MAN con el holandés Hans Stacey, Renault Trucks, con Martin Van der Brinke y la marca japonesa HINO, con el experimentadísmo Yoshimasa Sugawara, que con sus 75 años correrá su 33º Dakar.

También estarán en pista DAF, MAZ, Scania, Liaz, Ginaf y Mercedes, que completarán la hermosa e imponente caravana de camiones que transitarán las rutas y caminos más extremos de Paraguay, Bolivia y Argentina.

La batalla por el trono que mantiene Iveco ya está presentada. Ahora queda por ver que marca lo podrá vencer.