Las poderosas Touareg, que ganaron las tres primeras ediciones del Dakar en Sudamérica, también sufrieron, al igual que cada marca y modelo, las impericias de la carrera más difícil del mundo. Tanto en África como en Sudamérica, los traicioneros caminos les jugaron una mala pasada.

El símbolo del Dakar durante los primeros años en América fueron las espectaculares Volkswagen Touareg, las bestias azules que arrasaban con todo lo que se encontraban en el camino. Sin embargo, no eran invencibles.

Dos videos difundidos por ASO, con motivo de la colección especial “40 ediciones del Rally Dakar”, da cuenta de esto: nada, ni siquiera los mejores coches, están exentos de sufrir accidentes y problemas.

Primero, mostraron una escena que se dio entre Tozeur y El Borma, en tierras africanas. Jutta Kleinschmidt, flamante incorporación de Volkswagen, se ve afectada tras transitar por un río traicionero, que le ocasiona graves contratiempos en aquél 2003, año debut para los alemanes.

Video © ASO.

Luego, en un recuerdo mucho más reciente para los sudamericanos que comenzaron a sumarse a la pasión por el Dakar, es Carlos Sainz quien encarna su primer gran accidente en estas tierras, cuando su Touareg queda encallado en una grieta en la etapa Fiambalá – La Rioja.

Su copiloto no puede seguir por orden del médico, pese a los desesperados intentos del Matador de poner en marcha el vehículo, al mismo tiempo que debe detener a los otros coches que casi le caen encima. También sería el debut de Volkswagen en Sudamérica.

Video © ASO.

Foto de portada: Captura de video.