La última etapa en suelo peruano unirá las localidades de Arequipa y La Paz, la capital de Bolivia, que vuelve a formar parte del Rally Dakar una vez más. En total, serán 760 kilómetros, con 313 km de especial y 447 km de enlace.

Según las informaciones dadas a conocer por la organización, se dejarán detrás las densas dunas que plagaron estos primeros cinco días y se pasará a un terreno más montañoso, donde los equipos y pilotos escalarán hasta los 2500 metros de altura.

La llegada a La Paz tiene su recompensa: la jornada de descanso será al día siguiente, lo que permitirá a los protagonistas aclimatarse al nuevo ecosistema.