El segundo anfitrión de este Rally Dakar 2018 tendrá, hasta el momento, unos 13 vehículos que representarán a Bolivia. La familia Nosiglia, el Chavo Salvatierra, Marco Bulacia, entre otros, buscarán llevar a su país a lo más alto.

La 40ª edición del Rally Dakar volverá a pasar por Bolivia, el tercer país con más participaciones (2014-2017), detrás de Argentina (2009-2017) y Chile (2009-2015) tras disputarse desde Sudamérica.

El Chavo Salvatierra, una de las grandes esperanzas de Bolivia para el Dakar 2018

El Chavo Salvatierra, una de las grandes esperanzas de Bolivia para el Dakar 2018

La expectativa crece día a día para los locales, sobre todo tras confirmarse la presencia de varios pilotos que estarán listos el 6 de enero para la salida desde La Paz.

Entre ellos, el que más se destaca es Juan Carlos “El Chavo” Salvatierra. Este carismático raider disputará su octavo Dakar, con el objetivo de mejorar el gran resultado del 2017, cuando finalizó en 11º lugar. Nuevamente, apunta a lograr un top 10 histórico para su país.

Por otro lado, los Nosiglia vuelven a hacer presencia en dos categorías. Daniel y Walter lo harán en motos, a bordo de una KTM, marca utilizada por todos los pilotos de este país. Luego, aparece el “Lobo del Desierto” Walter Nosiglia, que correrá por quinta vez la Odisea.

Walter Nosilgia, otro de los candidatos bolivianos

Walter Nosilgia, otro de los candidatos bolivianos

Del lado de los coches, Marco Bulacia se presta a disputar su 8º Dakar con el objetivo de finalizarlo por sexta vez consecutiva, intentado alcanzar el top 20 y continuar mejorando el rendimiento a bordo de su Ford Ranger, y acompañado por el argentino Eugenio Arrieta. Luciano Pérez Gacha y Rilver Vásquez también participarán en coches, ambos con Toyota.

Fabricio Fuentes, Danny Nogales, Leonardo Martínez, Suany Martínez y Hernán paredes son los bolivianos que querrán ganarle a la carrera más difícil del mundo.

A continuación, todos los pilotos bolivianos inscriptos en el Dakar 2018:

NP: Julio Cesar Roca no tomará la salida tras no poder finalizar las tareas en su UTV.