El campeón del Rally Dakar 2017, Eduard Nikolaev, llevó a cabo una jornada de entrenamiento extremo en una de las zonas más frías del mundo. Se trata de la localidad de Kírovsk, situada en la región de Múrmansk, donde la temperatura mínima puede llegar a los 40º bajo cero en invierno, con una media de 16º.