Luego de diez participaciones consecutivas, el país que le abrió las puertas al Rally Dakar en Sudamérica podría, por primera vez, quedar fuera de la máxima cita del mundo motor offroad.

Así como durante cada previa de un Rally Dakar hablamos de los posibles candidatos a obtener el título en cada categoría, tras saber con certeza quienes fueron los ganadores de la edición que acaba de terminar, una nueva lista de candidatos resurge.

Pero no son nombres de pilotos, raiders y equipos, sino de países. Y para la edición 2019, que será dentro de casi un año, hay varios candidatos para ser los anfitriones de la carrera más difícil del mundo motor.

De la alegría de formar parte de un nuevo Rally Dakar, el público argentino comenzó a pasar a preguntarse cada vez con mayor preocupación sobre el futuro de la Odisea en su país. Tras diez años del Dakar en Sudamérica, Argentina siempre fue uno de los grandes responsables de la organización.

Pero el cambio de gobierno trae también otras prioridades. El público fierrero se unió en los últimos 10 años y disfrutó del Dakar. Sin embargo la F1, la categoría más popular del automovilismo deportivo, comenzó a mirar con buenos ojos una posible sede en Sudamérica, además de la clásica de Interlagos, Brasil.

Si bien desde la cartera de Turismo del Gobierno de la Nación hay interés en mantener el Dakar dentro de las actividades que muestren gran parte de la Argentina al mundo, todo parece indicar que en la Casa Rosada apuestan fuerte por la F1, cuyo autódromo se encuentra en Capital Federal, favoreciendo también los intereses políticos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, alineado al presidente Mauricio Macri.

La decisión última será de ellos. Mientras tanto, se especula con el regreso de Chile para la largada, la continuidad de Perú y la incorporación de Ecuador. Bolivia es otro país que tiene una incógnita, a pesar del entusiasmo que genera en su presidente Evo Morales cada vez que el Dakar se acerca por esos lados.

La idea sería comenzar en Chile, subir a Perú por el pacífico y finalizar en Quito, aunque no hay certezas de que Ecuador pueda pagar la fiesta. Por esto último, Argentina podría aparecer con dos o tres etapas en el norte, antes de que el Dakar se dirija al desierto peruano.

En febrero, ASO aprovechará para reunirse con los diferentes representantes de cada nación, por lo que recién en marzo comenzarán a vislumbrarse los primeros datos oficiales del recorrido.