Isidre Esteve ha pasado con éxito su último gran test antes del Dakar 2018. El piloto del Repsol Rally Team ha finalizado este martes el Rally de Marruecos en un destacado 23º lugar scratch y 8º de su categoría. El ilerdense asegura haber acabado “súper satisfecho” con el rendimiento de su prototipo BV6 de Sodicars Racing, con los mandos adaptados en el volante.

Isidre Esteve y todo su equipo viajaron hasta Marruecos para poder rodar con el nuevo 4×4 en condiciones similares a las que se encontrarán a partir del próximo mes de enero en Sudamérica. La gran incógnita era ver qué tal se desenvolvía entre las dunas su nuevo coche con motor BMW 3 litros biturbo diesel de 340 CV. Y, según asegura el propio piloto, ha superado sobradamente sus expectativas después de seis días de competición y más de mil kilómetros cronometrados.

“Volvemos a casa muy contentos con las sensaciones y por el trabajo realizado por todo el equipo. Este rally ha significado un aprendizaje increíble de cara al próximo Dakar. El nuevo coche pasa las dunas muy bien, como hemos podido comprobar en la última etapa de hoy y nos hace afrontar el futuro con mucha confianza”, reconocía satisfecho Isidre Esteve.

La última jornada, dividida en dos sectores cronometrados, no ha sido de trámite para el Repsol Rally Team, que ha perdido bastante tiempo a causa de un problema de temperatura. “Después de saltar una cresta se nos ha encendido un testigo y se ha quedado fijo en rojo, tapándonos la temperatura. Cuando nos hemos dado cuenta, marcaba 140ºC y se nos ha roto el radiador trasero. Mi copiloto Txema Villalobos ha hecho un gran trabajo para anularlo. Gracias a que es un gran mecánico, hemos podido acabar la etapa solo con el radiador delantero, aunque a un ritmo inferior y con bastante tiempo perdido”, explicaba el de Oliana que ha terminado la primera especial 33º -antes de la avería figuraba 19º- y la segunda, 30º.

A pesar del inesperado contratiempo en esta quinta y última etapa, Isidre Esteve ha completado el Rally de Marruecos con buen sabor de boca y unos resultados esperanzadores: 23º absoluto y 8º de T1.2 (4×4 diesel modificados) con un tiempo acumulado de 15 horas, 18 minutos y 40 segundos. Un papel muy meritorio, a tenor del elevado nivel de participación en esta prueba puntuable para la Copa del Mundo FIA de Rallys Cross-Country.

“A todo el mundo le han pasado cosas en esta carrera, pero cada día que pasaba teníamos más ritmo y mayor confianza. Lo más importante es que siempre hemos sabido adaptarnos a cada situación y hemos tomado buena nota de todos los pequeños detalles a rectificar antes del Dakar”, sentenciaba el piloto de Repsol y Onyx Seguros con optimismo.

Texto: Mediagé Comunicación
Fotos: Mediagé Comunicación