La extenuante jornada de ayer no terminó para algunos equipos y pilotos. Es que un puñado de ellos quedaron atrapados en una trampa natural en el desierto de California, en las cercanías de Pisco.

Los helicópteros de la organización se acercaron a socorrerlos una vez que salió el sol. Recién tras varios intentos, los vehículos lograron salir y se dirigieron en enlace a la salida de la Etapa 3.